Todos llegamos al mundo con un sueño, por eso cuando somos niños nos pasamos la vida en las nubes, imaginando y jugando en esa vida que hemos venido a disfrutar. Tarde o temprano sin embargo, nos bajan de esas nubes, nos dicen que tenemos que poner los pies en la tierra y nos van convenciendo de que hay que vivir en el mundo real, para así olvidarnos de nuestro propio Desarrollo Personal

Recientemente he descubierto cuál es mi sueño olvidado, un momento álgido dentro de ese viaje a mi interior que comenzó hace ya años. Resulta que vine con el “poder de volar”, sí, de volar; de ser capaz de llegar a cualquier lugar y hacer todo aquello que desee; de poder ver el paisaje completo y los distintos caminos para llegar allí donde quiero. Y todo ello sin hacer un gran esfuerzo. Pero topé con la realidad. Me la presentaron multitud de personas; familiares, profesores, incluso otros niños… y permití que me cortaran las alas.

He pasado gran parte de mi vida sintiéndome incompleta, sintiendo un vacío que era incapaz de llenar, pero siendo lo suficientemente valiente para poco a poco, descubrir que los sueños se pueden recordar.

Y una vez que recordamos nuestro sueño, podemos recuperarlo y transformar nuestra realidad”.

Los sueños no tienen por qué ser inalcanzables, de hecho deberían ser el motor de nuestra sociedad. ¿Te puedes imaginar cómo sería el mundo si todos llevásemos una vida plena?, ¿Si estuviésemos satisfechos con nosotros mismos? Por supuesto, no quiero decir que el mundo sería maravilloso y tu vida perfecta. Hemos venido a aprender y los obstáculos y momentos difíciles son tan necesarios como las alegrías, pero no es lo mismo vivirlos desde la angustia y el vacío que desde una vida plenamente vivida.

Si tú también has sentido ese vacío y quieres comenzar el viaje para descubrir tu sueño olvidado, puedo ayudarte, pregúntame cómo.

img1478449175033

Desarrollo Personal – Sígueme y Aprende a Volar
Etiquetado en:                                                        

2 pensamientos en “Desarrollo Personal – Sígueme y Aprende a Volar

  • diciembre 16, 2016 a las 6:00 pm
    Enlace permanente

    Susana, espero que esta página te permita abrir tus alas tanto como siempre soñaste, te lo mereces, porque llevas mucho tiempo persiguiendo tu sueño, y estoy segura de que lo alcanzarás.
    A tí nadie te cortó las alas, en todo caso te las ataron impidiéndote volar donde querías, nunca te hubieses dejado que te las cortasen, pues menuda eres tú… 😉
    Empiezo a seguirte por aquí desde ya, y te deseo lo mejor amiga.

    Responder

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados *