La teoría neuro-científica actual nos explica que el cerebro está organizado para reflejar todo lo que creemos y conocemos. Y sabemos que todo conocimiento y experiencias a los que hemos estado expuestos a lo largo de nuestras vidas, o que incluso hemos heredado, está almacenado en las conexiones sinápticas del cerebro. Lo que quiere decir, que nuestras creencias, que vienen dadas por esas experiencias y conocimiento que se nos ha traspasado, determinan nuestra realidad. Por ejemplo, a mí de pequeña me repitieron hasta la saciedad que el frío se coge por los pies. Por tanto, cada vez que ando descalza o los pies se me quedan fríos, cojo un resfriado. Esa es mi realidad. Sin embargo, conozco personas que pueden tener los pies helados durante horas y no les afecta a su salud. ¿Por qué? Porque no fueron programados para ello. Nadie les explicó que así se coge frío, por tanto, eso no forma parte de su realidad.

Así que, si pensamos en el cuerpo como una máquina que se puede programar y puesto que las emociones nos hacen diferenciar lo que es real para nosotros de lo que no lo es, descubrimos que es nuestro cuerpo quien tiene el poder de reproducir, en forma de desequilibrio o enfermedad, lo que cree representar como una salida para sus creencias o conflictos internos.

Gracias a la biodescodificación, hoy en día podemos averiguar qué emociones se esconden detrás de nuestros bloqueos, miedos o enfermedades. Y el modelo cuántico de la realidad nos dice, que para cambiar nuestras vidas tenemos que cambiar la forma en que pensamos, actuamos y sentimos, es decir, tenemos que cambiar nuestra personalidad, puesto que es ésta quien crea nuestra realidad personal. Por tanto, para crear cambios en nuestra realidad o en nuestra salud, deberíamos sentir y transformarnos en aquello que queremos conseguir o llegar a ser.

Estudios recientes en psicología cuántica y neuroemoción nos aportan un sin fin de técnicas relativamente fáciles de aprender, que practicando de forma regular, nos ayudan a transformar nuestras creencias, convencer a cada célula de nuestro cuerpo y liberar las emociones que bloquean nuestro crecimiento y evolución, además de afectar a nuestra salud.

Para lograrlo, he preparado una serie de cursos de autoayuda, con una serie de meditaciones y ejercicios, que paso a paso te ayudarán a gestionar situaciones difíciles e incluso traumáticas y a superar esos bloqueos, miedos o problemas de salud que afectan tu día a día. Si no encuentras el curso apropiado, no dudes en comunicármelo y diseñaré uno especialmente para ti.