Todos queremos tener una mentalidad compasiva. Sin embargo, cuando nuestro comportamiento compagina con esta intención, inconscientemente empezamos a examinar nuestro sentido de auto valoración.

Si entramos en conflicto con otros, normalmente examinamos nuestras emociones con la intención de descubrir si el conflicto viene de nuestros principios o de algo más subjetivo en ese momento. Y el hecho es que cuando el conflicto surge de un ego herido, podemos sentir que no se nos respeta lo suficiente, que no se nos valora o incluso una pérdida de propósito.

Para restaurar actitudes y sentimientos más alineados con nuestras tendencias naturales hay que empezar por renovar el sentido de propósito y efectividad. Y parte de esto se consigue retando afirmaciones y creencias incorrectas que podrían estar contribuyendo a una baja autoestima.

Si este es tu caso, trata de seguir los siguientes pasos durante este semana:

  • Haz una lista de creencias erróneas y limitantes sobre ti mism@. Todo el mundo lo hace, así que no deberías acabar con una lista vacía. Te doy algunos ejemplos:
  1. “Si no vivo a la altura de mis ideales perfectamente, no tengo derecho a defenderlos.”
  2. “Si no recibo suficiente validación de los demás, es porque no soy digno de respeto.”
  3. “¿Cómo puedo cuidar de mí mism@ cuando otros necesitan de mi tiempo y energía?”
  4. “No es perfecto, así que, mejor ni intentarlo.”
  • Una vez hecha la lista, responde a las ideas negativas. En tus respuestas, crea creencias nuevas.
  1. “No tengo que representar un ideal a la perfección para poder afirmarlo o defenderlo.”
  2. “La validación de los demás es subjetiva. Sus opiniones no dicen nada sobre mi valor.”
  3. “Para poder ayudar a otros, tengo que cuidar de mí mism@. Además, me merezco el esfuerzo.”
  4. “El perfeccionismo es una trampa que lleva a la parálisis. Es mejor intentar algo aunque sea imperfecto que no hacer nada por miedo a que mis esfuerzos no sean perfectos.”
  • Una vez vaciado de afirmaciones y creencias dañinas, continua restaurando tu sentido de propósito involucrándote en alguna labor significativa.
  1. Llama a un amigo o familiar con el que hayas perdido contacto.
  2. Ayuda como voluntario en un santuario de animales o cualquier otra labor comunitaria por un día.
  3. Recoge basura de un parque, una playa o cualquier zona que lo necesite.
  4. Ofrece hacer la compra a alguna persona anciana en tu zona o compra medicina para algún vecino que lo necesite.

Contribuir a la armonía de nuestras comunidades sin descuidar nuestras propias necesidades es una forma maravillosa de recuperar nuestra dignidad, nuestro valor y aumentar nuestra autoestima.

Si te ves reflejad@ en estas palabras y no sabes cómo salir, puedo ayudarte. Estudios demuestran que la solución a estos retos o desafíos es generalmente emocional y yo puedo ayudarte a conectar con tu verdadero ser interior, puedo ayudarte a sentirte dign@ y segur@ de una vez por todas, puedo ayudarte a descubrir la abundancia que este mundo te ofrece, puedo ayudarte a enamorarte de tu propia vida. Contacta conmigo para una primera cita gratuita online y te ayudaré a definir el proceso adecuado para ti.

La Autoestima y el Auto Cuidado – Encontrar la Serenidad
Etiquetado en:                            

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados *