Como ya comenté en un post anterior, hace algo más de un mes, colaboré con la Lanzadera de empleo «Almanzora Lánzate 2016», ofreciéndoles un taller de liberación emocional que tuvo muy buena acogida. 

Como ya expliqué, las lanzaderas de empleo, están formadas por equipos de personas en situación de desempleo, que dirigidas por un coach, se embarcan en la aventura de buscar empleo, descubriendo y mejorando sus habilidades y competencias, al mismo tiempo que elevando su autoestima.

El equipo de «Almanzora Lánzate 2016» ya está acabando su andadura, por lo que ayer martes fui invitada, junto con otros colaboradores, a un desayuno a modo de agradecimiento. Antes del desayuno, el equipo, uno por uno, nos fueron agradeciendo nuestra participación, al mismo tiempo que nos explicaban lo que estos 5 meses de trayecto habían significado para ellos y por qué, este tipo de proyectos son tan importantes para la comunidad y deberían continuar organizándose.

Yo, tuve la oportunidad de hablar con algunos de ellos durante el desayuno, pero me quedé con las ganas de comentarles algo como equipo, así que aquí va:

Enhorabuena a todos por el magnífico trabajo que habéis llevado a cabo. Sé que habréis pasado muy buenos momentos, como días como el de ayer. Y otros no tan buenos, pero que habéis ido superando juntos. 

Vuestra andadura está llegando a su fin, y la semana que os queda por delante va a ser dura. Ahora es cuando las piernas empiezan a temblar y uno se pregunta, ¿y ahora qué?

No os digo esto para deprimiros, os lo digo para que sepáis que es normal, es parte del proceso, y todo lo que habéis aprendido en estos meses, los recursos que habéis adquirido, y la confianza y autoestima que habéis recuperado, no se van a ningún sitio. Todo ello os lo lleváis incorporado.

Eso sí, a partir de ahora, el trabajo continúa, quizás de otra forma, pues está claro que vuestra perspectiva ha cambiado desde el momento en que os embarcasteis en esta aventura, pero el viaje sigue y vosotros seguís siendo un equipo.

Unos encontraréis ese trabajo soñado antes que otros, así es la vida, pero no quería despedirme sin deciros que cuando os sintáis mal, contactéis los unos con los otros para pedir ayuda. Vivimos en una sociedad donde pedir ayuda está casi mal visto, y es que uno muestra sus debilidades. Pero la realidad, es que sólo los más fuertes no tienen miedo de mostrarlas, pues saben, que es la única manera de transformarlas en fortalezas. Y al fin y al cabo, somos seres humanos, y las relaciones que mantenemos con los demás, son las que nos mantienen a flote.

Así que, nada más. Os deseo lo mejor a todos, espero que se vayan cumpliendo vuestros sueños y sobretodo, que todos sigamos aprendiendo y creciendo.

Un fuerte abrazo

«Charaiveti, charaiveti … sigue andando»

Lanzadera de Empleo Almanzora Lánzate 2016
Etiquetado en:                                        

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados *