El ser humano es una especie de extremos y es en estos momentos, al atravesar dificultades, que se pone de relieve más que nunca.

Por un lado, están los que piensan que todo esto es una conspiración de los poderosos y que no hay peligro alguno. No voy a entrar en teorías de conspiración, pero al margen de lo que pueda haber detrás, el coronavirus es una realidad y si pensamos que a nosotros no nos puede afectar, seguro que nos viene a la mente alguien a quien pudiéramos transmitírselo que no lo tendría tan fácil.

Por otro, están los que entran en pánico y se alimentan del miedo, del estrés y la ansiedad. Todos estos estados mentales disminuyen nuestras defensas y nos hacen más vulnerables al contagio.

Ambos extremos son peligrosos porque los dos alimentan la posibilidad de que el virus se propague.

Es por eso, que creo que es importante entender cómo funciona nuestra biología y las herramientas que tenemos para fortalecerla.

La exposición al virus, no significa que vayas a desarrollarlo.

Es el cuerpo, a través del sistema inmunitario, el que da permiso al virus para ser o no activo. Ahora, la verdad es que no podemos saber si nuestro sistema inmune está al cien por cien. Podemos sentirnos bien, podemos saber que llevamos una dieta saludable, hacemos ejercicio, meditamos y practicamos ejercicios de respiración para fortalecerlo. Sin embargo, hoy en día se sabe cómo nuestros pensamientos afectan a nuestras emociones y éstas a nuestro sistema inmune. Por lo que podemos estar perfectamente sanos y el simple hecho de discutir con alguien, sentirse decepcionado o por supuesto, entrar en pánico, puede abrir la puerta al dichoso coronavirus o a cualquier otro, que tal y como está la situación en los hospitales, tampoco es mejor opción.

Entonces, ¿qué podemos hacer para superar esta situación?

En primer lugar, seguir las recomendaciones y minimizar las salidas y los contactos al máximo. Usar el sentido común y mantener la higiene tras cada contacto. Y a continuación, intentar verlo como un reto para crecer y mejorar en lugar de como una amenaza.

La biodescodificación de los virus en general, habla de cómo el germen viene a aportar una información que proviene del inconsciente colectivo, con la finalidad de permitir que nuestro cuerpo evolucione.

Y si lo pensamos bien ¡esa es la clave!

La humanidad no tiene más remedio que evolucionar y transformarse. Pero necesita una ayuda exterior para poder transformar el interior; eliminar, limpiar, sanar y evolucionar.

Según Louise Hay en su libro “Sanar el Cuerpo”, las causas probables para contraer virus son, la falta de alegría, la irritación, la ira y el enfado. Emociones todas ellas que no traen nada positivo en ningún caso, así que ¿por qué no aprovechamos esta oportunidad para ir hacia dentro, encontrar la raíz de esas emociones en nosotros mismos y soltarlas?

Los nuevos patrones de pensamiento o las afirmaciones que la misma Louise Hay propone son:

“Permito que la alegría fluya libremente en mi vida. Me amo.” Y “Elijo vivir en calma y armonía”

Podemos decidir comenzar el día con estas dos afirmaciones y a continuación disfrutar en casa y enfocarnos en lo realmente importante, nuestra familia, nuestros proyectos y sobre todo, nuestro continuo desarrollo personal y emocional, y ahí, en este último punto, está la clave.

Escucha buena música, lee libros que te inspiren, aprovecha que no hay prisas y cuida de tu casa y los tuyos con atención plena. Aprovecha para aprender eso que siempre has querido pero nunca hay tiempo. Internet está lleno de cursos online. Cocina con cariño y en tu vecindario o desde las redes sociales, fomenta la alegría y la compasión, en lugar del odio y la separación.

Todos estamos haciéndolo lo mejor que sabemos, aunque estemos tomando decisiones que desde fuera se vean como equivocadas y egoístas. Es muy fácil juzgar, es una reacción natural. Pero también podemos aprovechar y tomar la decisión de difundir compasión y amor. Porque ¡qué mejor medicina!

Hace tiempo creé un curso de autoayuda con técnicas de liberación emocional para mejorar el estrés y la ansiedad, así como su biodescodificación. Debido a la situación que estamos atravesando he decidido ofrecerlo por sólo 1€ durante el próximo mes. Accede desde aquí.

Los Virus y su Biodescodificación
Etiquetado en:                    

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados *